Mastoplastia Reductora

Las mujeres que tienen sus mamas grandes sufren, por su peso excesivo, modificaciones en la columna que la van deformando con el paso de los años. La parte glandular puede ser asiento de alteraciones como quistes y nódulos que por sí solas podrían indicar una intervención quirúrgica. Esta consiste en extirpar la parte glandular, grasa y piel mamaria, elevando la aréola y el pezón hacia una nueva posición. Obviamente esta intervención deja ciertas cicatrices. La cirugía estética consiste en que éstas sean lo más pequeñas posible en lugares poco visibles y sin marca alguna de puntos de sutura, de lo que tenemos amplia experiencia.

Con las nuevas técnicas que usamos no se seccionan los conductos galactóforos, lo cual conserva la lactancia, y difícilmente altera la sensibilidad de la aréola-pezón.

Luego de la operación y de acuerdo a su magnitud, la mujer lleva un soutién con vendaje que deberá ser utilizado día y noche durante 30 días.

Su postoperatorio es bueno, poco doloroso, y la cirugía generalmente es ambulatoria. A partir del 7º día se puede bañar, y durante 2 semanas habrá ciertas restricciones en los movimientos de los brazos.

Pequeñas asimetrías deben ser toleradas ya que más del 80% de las mujeres la tienen normalmente. Las cicatrices rojas se mejoran con el paso del tiempo, blanqueándose generalmente alrededor del año.